Mental coaching en esports

Es un hecho que los equipos de esports a nivel nacional se profesionalizan temporada tras temporada. Hace 15 años era prácticamente impensable el contemplar contrataciones a jugadores y personal cualificado, tanto para la gestión de los clubs como para la gestión de talent.

A día de hoy, ya podemos ver entre los principales equipos del país puestos de trabajo indispensables para el buen funcionamiento de un equipo como: social media manager, responsables de comunicación, community manager, GFX, director deportivo, managers, entrenadores, analistas, creadores de contenido, marketing y ventas, entre otros.

Hasta hace bien poco la inversión en jugadores no iba más allá de proporcionarles equipación, periféricos, desplazamientos, alojamientos y dietas en eventos presenciales. Esto supone una serie de costes en ocasiones muy elevados, que acaban siendo a fondo perdido si el jugador no obtiene los resultados esperados. Resultados que no siempre vienen, directamente, ligados a la habilidad del jugador sino a la “fortaleza mental” de los mismos.

Los jugadores profesionales en España son jóvenes y, teniendo en cuenta la presión a la que son sometidos, es alarmante la diferencia de nivel que ofrecen de un mes a otro e incluso entre temporadas.    

Pocos son los clubs de esports nacionales que ya tienen implementada una mecánica de trabajo psicológico con ellos. Ansiedad, regulación de emociones, estrés, motivación o comunicación son algunos de los puntos clave donde el mental coaching puede ayudar a mejorar el rendimiento deportivo.

Hablamos con Jacobo Mayoral, coach personal especializado en coaching estratégico, para poder conocer mejor qué es el mental coaching y cómo estas sesiones pueden ayudar a mejorar el rendimiento de jugadores en esports.

Jacobo, antes de nada: la pregunta del millón.

¿Qué es el mental coaching?

“Lo primero es entender que el coaching es una disciplina/método de trabajo que permite adaptarse a diferentes áreas o sectores de nuestras vidas (tanto personal como profesionalmente) para mejorar nuestros resultados. Dos conceptos básicos son necesarios para estructurar cualquier proceso de coaching: consciencia y responsabilidad.

Sería difícil entender el coaching y más concretamente la idea de mental coaching sin mencionar un libro pionero como “El juego interior del tenis” (The inner game of tennis) de Tim Gallway. El autor anticipa una de las cuestiones que permitirán desarrollar con mayor precisión la teoría y la práctica futura del mental coaching: el debate interno del “yo”. A través de la práctica del tenis Gallway disecciona la lucha interna que se produce entre nuestros dos “yoes” mentales. La armonía entre el “yo crítico” y el “yo ejecutor” es esencial para un desempeño adecuado. Todo ello está muy conectado a la futura profundización y herramientas que hoy definen el mental coaching.

Por tanto, el mental coaching es una especialización enfocada a desarrollar capacidades mentales a través de técnicas que nos permitan mantener una posición mental limpia y sin ruido ante determinadas situaciones, acciones o toma de decisiones. Es decir, distinguir aquellos procesos mentales que nos limitan, abstraerse del ruido externo y sobre todo interno que puede desenfocarnos/alejarnos de nuestro objetivo. Para ello, es necesario ser capaces de centrarse en el momento concreto de la acción permitiendo que la mente y el cuerpo formen una unidad que fluya hacia una misma dirección. La relación del mental coaching con el bienestar físico puede llegar a ser determinante en ciertas áreas de trabajo.”

¿A quién está orientado?

“El mental coaching puede ser útil en cualquier aspecto de la vida y cualquier persona.

Dicho esto, tiene un fuerte potencial en situaciones de elevado nivel de presión, estrés y necesidad de tomar decisiones urgentes. Su aplicación obtiene resultados muy visibles en personas que lideran grupos de trabajo, que necesitan tomar decisiones rápidas e importantes sin dejarse llevar por la impulsividad o influencia externa;  e igualmente, en profesionales que necesitan obtener los mejores resultados en momentos de tiempo muy determinados como es caso de las competiciones.”

¿Hasta qué punto la exposición pública como puede ser la de unas finales presenciales puede afectar a el rendimiento de un jugador?

“La realidad y la experiencia nos dice que la exposición pública puede afectar al rendimiento hasta el punto de convertirse en un aspecto decisivo en la ecuación que decante de uno u otro lado el resultado de la competición. La competición sitúa al jugador en un escenario muy específico donde el margen de error es mínimo. Tres aspectos interrelacionados entran en combinación para alcanzar el objetivo: controlar el debate mental interno; expresar lo mejor de la técnica aprendida con el entrenamiento; y, a la vez, controlar la presión ejercida (directa o indirectamente) por elementos externos que rodean a la competición.

Como seres humanos nunca somos ajenos a nuestros contextos o entornos. Por tanto, la exposición pública siempre es un elemento a tener en cuenta en el desempeño. Tanto es así, que en competiciones donde predomina la igualdad a nivel técnico (habilidades), el manejo adecuado de la presión que añade la exposición pública puede determinar el nivel de éxito.

Ese manejo de la situación tiene que ver con la mente del jugador y sus vivencias experienciales. Para controlar y orientar a tu favor estas situaciones es necesario un entrenamiento mental previo igual que es necesario entrenar para mejorar tus habilidades técnicas.”

¿Crees que el mental coaching puede representar una mejoría significativa en los jugadores de deportes electrónicos?

“En el caso concreto de los deportes electrónicos el mental coaching es un método que encaja perfectamente en la idea desarrollada anteriormente.

En el rendimiento de un jugador como hemos señalado se combinan varios factores: el factor técnico, el factor interno y el factor externo (más el factor experiencial).

El jugador/a de deportes electrónicos tiene una enorme presión en un acotado espacio de tiempo. Toda la práctica, el trabajo y el aprendizaje previo entran en juego en apenas unas horas. Como en cualquier deporte, el objetivo es optimizar el rendimiento al máximo y alcanzar los mejores resultados durante la competición. Esto es una característica diferenciadora porque el margen de error o rectificación se reduce respecto a otros ámbitos profesionales o personales.

Por tanto, la introducción de un buen trabajo de entrenamiento en mental coaching puede llegar a marcar la diferencia en el desarrollo y el rendimiento del jugador a nivel competitivo. Más aún en deportes electrónicos donde el apoyo del equipo en el momento del juego es más limitado y el manejo del factor individual (“la soledad del jugador”) alcanza mucha relevancia.”

Así pues, queda una puerta abierta de par en par a las oportunidades que el mundo de la psicología y el mental coaching puede ofrecer al sector de los esports. ¿y tú, entrenas tu mente?.

Daniel Alcañiz – talents & teams

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies